• Leonardos Club

Formación y relato, frente a la incertidumbre de una actualidad compleja

Actualizado: 12 oct



El Pasado 29 de septiembre nos reunimos en las instalaciones de Mindway, hoster de la que sería la cuarta sesión clásica de Leonardos Club de este año. Desde aquí agradecemos a Macarena, tutora académica de esta Escuela de Innovación, por su cálida bienvenida.


Y es que Mindway y Leonardos Club tenemos algo muy importante en común, que es acercar la formación a las personas, proporcionando herramientas que lo hagan posible.


Tanto es así que precisamente en esta ocasión, la celebración del evento tenía una misión muy clara: aterrizar lo que pueda ser el germen del programa formativo con el que Leonardos arranque sus propuestas de cambio de cara a 2023, un año que viene repleto de novedades.


Ubicados en tiempo y espacio, Elena Alfaro, fundadora del proyecto y creadora de la transgresora teoría y marca FANScinology, fue quien introdujo el tema de la sesión, relacionado con una realidad sin duda palpable para todos, llena de incertidumbre debido a la crisis, la subida de precios, la guerra…que están llevando al desánimo generalizado, e incluso problemas de salud en aumento.


Y es de esta incertidumbre la que protagonizó la sesión. Pero empezaremos por el principio, y en esta ocasión fueron Nelson Molero y Sylvia Díaz-Montenegro los que hicieron la aproximación al concepto de complejidad, para arrojar algo de luz desde dos perspectivas muy vinculadas a ella: por un lado, la filosofía, y por otro la arquitectura de procesos.


El caos y el orden, origen de la complejidad


Nelson, Secretario General de Leonardos Club, fundador de biSocial y Fanscinology Master, que derrocha conocimiento en Filosofía más allá de su perfil tecnológico, comenzó rompiendo el hielo.


Su propuesta: utilizar la filosofía como herramienta de análisis para darle sentido a las palabras. Comenzó dibujando la complejidad, como punto medio entre dos círculos: el caos y el orden.


Nelson nos adentró en estas dos realidades con un recorrido por 4 referencias en el tiempo. Primeramente, 13.700 millones de años atrás, los comienzos de toda existencia, donde sólo había caos y donde la entropía hizo surgir la vida, derivando hacia un orden progresivo hasta la actualidad. Un poco más adelante, nos presenta de nuevo el caos y el orden de los Babilonios (3000 a.C.) con el mito de Marduk (el Dios del orden) y Tiamat (la Diosa del caos), lucha en la que sale vencedor el orden, pero Tiamat renace cada cierto tiempo, obligando a Marduk a restaurar el orden de nuevo. La tercera de las referencias se irá directamente al Génesis de la Biblia cristiana, y la creación de Dios donde todo era caos, dando lugar al “cosmos” (orden).Y por último, mucho más adelante en los años 60, aparecen las figuras del inspector Clouseau, James Bond, y el Superagente 86… controladores del mal y el caos con el orden y la ley.


Asentado el concepto de complejidad como eso que surge entre caos y orden, y aterrizando en el terreno de la educación, se fue a recuperar la cadena causal del miedo del libro ABC de las Emociones” donde el ESTÍMULO (AMENAZA) se convierte en INCERTIDUMBRE (AFECTO) que pasa a MIEDO (EMOCIÓN), yendo hacia el sentimiento de DESCONFIANZA (si perdura en el tiempo) y si se enquista degenera en el PÁNICO (PASIÓN).


La complejidad crea incertidumbre, en una relación proporcional, porque la percibimos como un estímulo de amenaza. La relación queda clara.


¿Pero cómo logramos gestionar la incertidumbre, que es lo verdaderamente importante?


EDUCANDO, preparando no para el desempeño laboral desde un punto de vista racional, sino también en lo emocional. La herramienta propuesta para transformar la incertidumbre será el CONOCIMIENTO.


En toda relación maestro/aprendiz donde hay un proceso formativo, es necesario ENSEÑAR A APRENDER de dentro hacia afuera, y no al revés. Actualmente, la innovación trata de hacernos el camino más fácil, más rápido, mejorar los procesos…pero no nos está preparando para salir, y adaptarnos a la realidad. Lo que hace es adaptar lo que hay fuera a nosotros, de fuera hacia adentro.


El origen de los sistemas complejos: la interrelación de sus partes


A continuación, intervino Sylvia Díaz-Montenegro, CEO de Balandra SW, con la otra cara de la moneda: la Arquitectura de procesos. Ella es ingeniera informática, y pionera en systems thinking y sistemas complejos, y nos dio un punto de vista muy diferente.


Sylvia comenzó definiendo la complejidad como la situación en la que un conjunto de cosas tiene un comportamiento que no es deducible de los trozos. El ejemplo que puso fue el agua. Todas las moléculas de agua son iguales (H2O) y bastante sencillas, pero lo que hace al agua un sistema complejo, capaz de bebértela, ser fuerte como el hielo, o invisible como el vapor, es la interrelación entre esas moléculas, y la estabilidad de sus enlaces, no ellas en sí.


El comportamiento emergente de un sistema complejo es la interrelación sorpresiva que surge entre las partes que lo componen.


Así mismo, la vida es una expresión de complejidad, porque por mucho que cojamos las moléculas que nos componen e intentemos unirlas, no podremos generar vida. Sin embargo, ésta surge sola de manera inexplicable e irreproducible de manera artificial.


Hay una figura de la mitología griega: el gólem, un ser que se crea sin el soplo de Dios, que no tiene alma ni criterio, voluntad o expresión. Hace exactamente lo que se le dice, sin fin, hasta que se le dice lo contrario. Y ése es exactamente el funcionamiento de un sistema informático, hará exactamente lo que esté programado a hacer. En Inteligencia Artificial no existe nada parecido a una creación de criterio.


Nos sorprende ver cómo los sistemas complejos, dentro de entidades muy poderosas con mucha inversión, siguen fallando. Todos hemos tenido problemas con la Administración Pública, telcos, seguros, banca, eléctricas o utilities, u hospitales…


Los humanos cuando nos enfrentamos a un sistema complejo, juzgamos de acuerdo a “mi percepción sobre sus intenciones (calidez)” y a “mi percepción sobre cómo es de capaz”. Y esto da lugar a arquetipos (Cálido y capaz, No cálido y capaz, Cálido e incapaz y No cálido e incapaz).


Cuando se pregunta a la gente, todas o casi todas esas empresas poderosas quedan relegadas al cuarto arquetipo. Y dentro de ellas lo desconocen por completo, y/o no saben evitarlo. Se hace, por tanto, necesario averiguar cuál es la huella social de los sistemas, gestionar el efecto de hostilidad que tiene en tanta gente que se siente atacada por ellos, y ese desconocimiento interno.


Necesitamos el conocimiento, y más concretamente el RELATO, saber comunicarnos, porque está siendo un problema de antropología más que tecnológico. Es el relato lo que lo cambia todo, no la “verdad” tecnológica, poniendo de ejemplo el caso de Semmelweis, donde fue la capacidad de Pasteur de ofrecer un relato irrefutable lo que hizo que hoy asumamos la limpieza de manos algo indiscutible en los quirófanos.


¿Cómo materializamos estas necesidades desde el punto de vista de los formadores?


José Manuel Ramos, CEO de HUB7, cogió el relato para poner de manifiesto la necesidad hoy en día del pensamiento crítico, ser capaz de pensar allende a lo establecido.


En los procesos de selección, muchas empresas contratan por conocimientos, y despiden por habilidades, apreciando en un primer momento un CV muy estructurado con mucha experiencia, pero en el momento de trabajar no se desarrollan las habilidades que se buscan dentro de la empresa para desempeñar funciones exactamente del modo en que se espera.


Para gestionar la incertidumbre necesitas conocimiento, y gestión emocional. Nos enseñan a manejar la tecnología, pero no el estrés emocional, ni la gestión relacional.


¿Qué debería tener un programa para gestionar la incertidumbre?


Oyer Corazón, Innovation Lead de Hecho Company, nos habla de 3 claves dentro del campo en el que él se mueve: el Design thinking y la innovación.


- Una es la empatía, que entra en relación con los sistemas desde el momento en que lo que tú haces revierte siempre de alguna manera dentro de un sistema.

- Otra son las metáforas, a través de las cuales entendemos cosas mucho más difíciles de comprender.

- Y por último, la gestión de las emociones.


Es preciso que en las empresas se lleve a cabo esta disciplina, pensar menos y sentir más. Es necesario aprender a solucionar problemas desde la amplitud de la mirada.


¿Qué tipo de perfiles se manejan mejor en la incertidumbre?


Luis Hidalgo, miembro del Consejo Asesor de Leonardos y CEO de DCV&Partners, entró en el debate para poner de manifiesto que se sigue seleccionando y descartando gente en base a conocimientos, sin tener todas estas habilidades que permitan manejar la incertidumbre. Y ahí es donde reside el problema, y el origen de que en todas esas empresas del cuarto cuadrante (ejes cálido/capaz) no funcionen sus sistemas, y sean percibidas como son en la sociedad.


No se trabaja el auto-conocimiento, la seguridad en uno mismo, conocer tus límites, las personas que tienes que tener cerca o lejos, la empatía real. Y cuando salen de esa zona de confort llega la incertidumbre y los miedos. Sólo cuando has trabajado bien en ti mismo y tienes seguridad, sabrás gestionar nuevas situaciones.


¿Cómo sacamos a la gente de la zona de confort, para generar ese trabajo sobre uno mismo?


Adolfo Ramírez, miembro del Consejo Asesor y cofundador de la plataforma Vida Silver, considera fundamental el relato para sacar a las personas de la zona de confort; pero no lo que yo quiero contar, sino lo que quiero hacer entender, las personas tienen que entender siempre el porqué de las cosas.


Si no tenemos entendimiento, es imposible que hagamos cosas distintas, haremos las cosas de forma automática, y cada vez que se produzcan cambios y nos enseñen a responder de esa misma forma automática sin entender por qué, volveremos a asentarnos continuamente en nuevas zonas de confort sin capacidad de gestionar las situaciones de incertidumbre.


¿Qué receptividad existe desde el lado de RRHH a este tipo de formación?


Carlos González Díaz, fundador de Whypeople y ex Director de Recursos Humanos del Grupo Santander, retomó la frase: “Se contrata por conocimientos, y se despide por habilidades”, para apuntar que se dice que no hay talento, pero es que quizá estamos tomando por talento tener cierta carrera o formación, cuando debería ponerse más en valor otras capacidades de la persona, cosas que no se pueden aprender.


El tema es que las empresas quieren gente dócil, ni siquiera que ejecute por encima de pensar, sino gente sumisa, no gente incómoda que se plantee las cosas y se salga de la dinámica institucional.


¿Qué puede aportar la física a la lucha contra la incertidumbre?


Miguel Ángel Cobos, ex director de RRHH de BBVA, actualmente es Doctor en Física para el Instituto de Magnetismo Aplicado, y desde el punto de vista científico nos asegura que precisamente lo que se busca es disminuir o eliminar la incertidumbre sobre lo que conocemos, entender cómo funciona la naturaleza. Y a medida que nos acercamos al conocimiento, descubrimos nuevas incertidumbres.


Es lo que ocurre también cuando salimos de una zona de confort. Saldremos de ella, pero tenderemos a ir hacia otra zona de confort distinta, no a quedarnos en territorio hostil. Será siempre un proceso circular. Las zonas de confort son pequeños cosmos, y vamos pasando de unos a otros.


Y dentro de esa incertidumbre inevitable, hay estudios que hablan de una felicidad donde las personas que trabajan en entornos de reto, de cambio, de incertidumbre… viven más años y con mejor salud, porque para ellos esto es la autorrealización. El problema surge cuando el estrés viene por la presión, la incapacidad de decisión, la frustración…


La complejidad no será la misma para todos, o al menos no la forma de percibirla. El secreto entonces estará en llamarlo RETO, y no incertidumbre. Cuando elegimos libremente vivir en un estado de reto constante, de adopción de nuevos conocimientos y de cambio, también podrá convivir con la felicidad.


¿Qué podemos hacer para gestionar la incertidumbre?


Margarita Alcaide, fundadora de Scrinia y ex Directora de Calidad de BBVA, rescató los 4 arquetipos, destacando que vemos hoy en día en el cuadrante de los hostiles e incapaces empresas que hace 25 años ya estaban ahí. Resulta increíble cómo no son capaces de mejorar.


Y es que dentro de empresas digitales líderes, aún se tiene al cliente seccionado en dos. Por un lado, en el pasillo rico de la jerarquía organizativa top, tenemos las áreas de experiencia de cliente, el onboarding, ventas… y por otro, el customer service, incidencias, postventa… quedarán en el pasillo pobre de operaciones y sistemas, de caos operativo.


Se llama a todo lo que atañe al primero “procesos de inteligencia”, mientras la inteligencia del cliente es la misma en todos los procesos del customer journey.


Quizá debería trabajarse la libertad de pensamiento crítico en todas las áreas de la empresa, incluso incentivar esa enseñanza filosófica que nos haga preguntarnos cosas.


Out-Sights: Resumen de reflexiones y posibles propuestas de cambio para enfrentar la incertidumbre


Como reflexión final, vemos que El lecho de Procusto está en muchos sitios. Debemos ser nosotros quienes aprendamos a adaptarnos al cambio y dejar como Procusto de adaptar la situación a lo que tenía, gestionar la incertidumbre, conocer nuestras capacidades, y convertir el proceso en un reto, más que una situación hostil.


Una vez asentados conceptos, hemos llegado a dos grandes conclusiones:


1. que necesitamos la EDUCACIÓN, ENSEÑAR A APRENDER para manejar la incertidumbre, y

2. que es necesario el conocimiento, y EL RELATO para comunicarnos.


Lo que sí hemos logrado es creer en que hay una oportunidad para crear una materia o cursos que entrenen a niños, adultos y profesionales a manejar la incertidumbre. Una formación cuyo programa podría incluir los siguientes contenidos y entrenamientos:


1. Autoconocimiento

2. Gestión emocional

3. Gestión relacional y empatía

4. Metáforas

5. Creación de relatos

6. Pensamiento crítico

7. Técnicas de interpretación teatral

8. Comunicación

9. Análisis complejos

10. Historia de la incertidumbre

11. Técnicas de negociación

12. Filosofía

13. Dibujo


Library: nuestras lecturas recomendadas


Como ya es una tradición en el club se cerró la sesión con una selección de títulos donde se recomendaron lecturas con las que profundizar más en esta interesante temática.


Nelson Molero, presentó algunos libros y autores a través de los tiempos en los que podemos encontrar conceptos que enraízan el caos, el orden, los sistemas complejos, la incertidumbre y las emociones.









Acceder al evento completo en la Plataforma TV de Leonardos


Asistentes a la sesión


Asistentes 29 de Septiembre: "Filosofía y Arquitectura de Procesos para una actualidad compleja"

Sobre Leonardos y sus próximos encuentros


En estos momentos donde la sociedad no tiene claro a “quién escuchar”, nacemos como una organización que apuesta por generar sabiduría y soluciones desde la reflexión multidisciplinar y el conocimiento colectivo. En otros momentos de la historia, movimientos como el modernismo o la generación del 98 emergían para dar respuestas de futuro a distintos ámbitos.


Nuestro club está inspirado en la figura de Leonardo da Vinci por su eterna curiosidad y su contribución a las distintas áreas exploradas.


El propósito del Club es generar un mundo mejor a través del planteamiento de propuestas de cambio (out-sights) desarrolladas a través de conocimiento experto y colectivo (in-sights) obtenido con un método científico (Focus Experto Polímata), que plasmamos a través de artículos y podcast.


¿Quiénes son nuestros Socios? Como los movimientos literarios o de arte, somos un grupo seleccionado y limitado en número de miembros, que destacamos por nuestra curiosidad y/o área de conocimiento y por ser personas reconocidas por títulos o contribuciones personales a nuestro campo. Tenemos un consejo asesor que filtra las incorporaciones de los nuevos socios vía invitación, protege la marca y dirige encuentros y patrocinios asegurando la calidad de todos ellos. Nos caracteriza nuestro orgullo de pertenencia. Nos sentimos Leonardos, más allá de miembros.


Este exclusivo club se reúne de forma periódica y está destinado a ser referencia, estando en este momento determinando las compañías "madrinas" que lo acompañarán para dejar su legado, así como en la búsqueda de Leonardos.


Nuestro próximo encuentro será un evento de “Library” en noviembre, donde disfrutaremos de una temática de máxima actualidad y de la presentación de un libro por su autor.












59 visualizaciones0 comentarios