• Leonardos Club

Frente a la mediocridad hay que eliminar la sobreprotección y crear entornos de excelencia



Tras un año sin poder reunirse de forma presencial, el pasado 19 de mayo, nuestros pensadores de Leonardos Club volvieron a verse las caras en una sesión que, sin duda, fue un “Focus Polímata experto” sin precedentes.


En esta ocasión, la temática a debatir fue: “la mediocridad”, cuyo conductor fue Adolfo Ramírez, fundador del club y Experto en Transformación Digital, que introdujo las ideas fuerza para abrir el coloquio.


El principio de la mediocridad: no existen observadores privilegiados para un fenómeno dado.


Elena Alfaro, fundadora de Leonardos Club y FANSCINOLOGY, introdujo la temática compartiendo el origen de la palabra mediocridad, “mediocridad procede del latín y es conocida por ser ‘el término medio común’. Platón hablaba de ella en términos de justicia y Aristóteles de virtud”. Hilado con esta definición, Elena introdujo un concepto muy interesante: el llamado “principio de mediocridad” que tiene aplicaciones en múltiples disciplinas científicas, como la astronomía, que afirma que la Tierra no es el centro del universo. Como bien explicaba Elena, “como seres humanos, no somos especiales en el universo, por lo tanto, no estamos solos”. Su aplicación en las ciencias sociales afirma que no existe nada intrínsecamente especial en un momento histórico concreto o, como aclaraba nuestra fundadora, el momento que vivimos no es único”.


El riesgo de aceptar la mediocridad por Adolfo Ramírez En palabras de la RAE, algo mediocre es aquello de poco mérito, tirando a malo, pero, para Adolfo Ramírez, su significado es mucho más amplio y puedes explicarse a través de diferentes ideas:


· “La mediocridad nos anima, de todas las maneras posibles, a amodorrarnos antes que a pensar, a ver como inevitable lo que resulta inaceptable y como lo necesario lo repugnante”. (Alain Deneault, “Mediocracia”).


· “Una organización con profesionales mediocres es una organización miedosa que no reacciona a los cambios y que lentamente va perdiendo su imagen y sus clientes”.


· “Si en el grupo hay varios integrantes meramente ‘adecuados’, lo más probable es que ese rendimiento se extienda y empeore el de toda la empresa” (Erin Meyer y Reed Hastings, “Aquí no hay reglas: Netflix y la cultura de la reinvención”).


· “Los procesos sistémicos favorecen que aquellos con niveles medios de competencia asciendan a posiciones de poder, apartando de su camino a los super competentes y a los incompetentes”. (Laurence J. Peter, “Principio de Peter”).


· “El sistema no quiere un maestro que no sepa usar la fotocopiadora, pero menos aún,aceptará un maestro que cuestione el programa educativo”. (Alain Deneault, “Mediocracia”).


· “La gente inteligente habla de ideas, la gente común habla de cosas y la gente mediocre habla de la gente” (Jules Romains).


· “Una persona inteligente se repone pronto de un fracaso y un mediocre jamás se recupera de su éxito” (Séneca).


· “Evita que tu miedo te condene a la mediocridad” (Dr. Steve Maraboli).


¿Estamos amodorrados ante la mediocridad?

Para Andrés Ríos, Director de Marketing de Overlap la respuesta es no, “tenemos un caldo de cultivo para dejar ser mediocres”. Siempre habrá empresas que velan por la innovación frente a otras que prefieren quedarse ancladas dónde están, sin embargo, hoy en día, existen herramientas que nos permiten salir de la mediocridad y, en muchas ocasiones, sin una gran inversión de por medio. Para él la mediocridad se da, sobre todo, a nivel político, mientras que el mundo empresarial trata de luchar constantemente contra la mediocridad, a través de la innovación y las nuevas ideas.


Nicolás Lindley, abogado corporativo y socio en DLA Piper, por el contrario, no piensa que la mediocridad amodorre a las personas, sino que, como seres humanos, estamos destinados a ella. En sus palabras, “nuestro cerebro está hecho para completar las cosas en el mínimo esfuerzo […] siendo la excelencia antinatural, lo normal es que la mediocridad sea la que reine”. Sin embargo, y en línea con su reflexión, “la tecnología nos puede ayudar mucho a que se genere un ambiente de excelencia”, dado que la tecnología tiene un elemento que no tiene ningún ser humano, que no es natural. Para Nicolás, generar un ambiente de excelencia con una buena selección de personal es esencial para que el ser humano salga de la mediocridad, ya que entraría en juego, también, la capacidad de adaptación que tiene por naturaleza. Como bien cerró su discurso, “si un entorno es excelente, yo no puedo ser mediocre, tengo que ser excelente”.


Nelson Molero, tecnólogo y secretario general de Leonardos, se cuestionaba si el planteamiento de eliminar la mediocridad es viable como objetivo social. En sus palabras: “cuando la presión por la excelencia se exacerba comienza a ser algo preocupante y llegamos a entrar en entornos psicópatas, entornos donde hay tanta presión y es tal el esfuerzo que se solicita que nos puede llevar al otro extremo. Aquí debemos tener cuidado con cómo se limita”. Nelson entiende la“mediocridad” como la “normalidad” dentro de la estadística y, para él, el quid de la cuestión está en detectar de qué se alimenta la mediocridad para poder paliarla.


¿Estamos anestesiados por la mediocridad?


Para Luis Hidalgo, Director de CV&partners, estamos anestesiados por el control. En palabras de Luis, “estamos en la dictadura del síndrome del control” donde las empresas siempre están preocupadas por controlar el coste y los presupuestos en todas sus áreas y estos controles suponen un freno para conseguir el mejor talento, mejorar y hacer cosas diferentes. Para él, las empresas están atadas a la mediocridad cuando piden lo mejor, pero luego solo están dispuestas a pagar por “lo adecuado al precio correcto”.


Margarita Alcaide, especialista en Experiencia de Cliente, añade que ese control presupuestario además de estrangular la inteligencia alimenta la propia mediocridad, acomodando a las empresas en su zona de confort y esperando a que lleguen las oportunidades. Para Margarita existe una dualidad, “la mediocridad colectiva frente a la inteligencia colectiva”. No todas las empresas están preparadas para saltar de una a otra, sino que necesitan una transformación cultural y racional más profunda que les permita encontrar esas nuevas oportunidades que les permitan brillar y salir de la mediocridad.


Para Carolina Gómez, CEO de Marnie, estar anestesiados por la mediocridad está estrechamente ligado a una emoción: el miedo. La incertidumbre genera miedo y aboca tanto a las personas como a las empresas a ser mediocres. En palabras de Carolina, “si seguimos viviendo en el miedo, político, económico, social o empresarial, no vamos a salir de ningún tipo de mediocridad, sino que vamos a ser más mediocres cada día”. Para ella, la solución para luchar contra la mediocridad está en comprometerse a informar a la sociedad para ayudarle a superar ese miedo que aboca a la mediocridad. Una solución en mano de las personas influyentes que, desde sus canales, pueden aportar información de valor para inspirar al mundo a no aceptar la mediocridad, sino a enfrentarse a ella sin miedo.


¿Estamos aceptando la mediocridad?


Para Pablo Beltrán, CEO de TRUEBROKER, “el alimento de la genialidad es la mediocridad, porque somos seres sociales”. En su discurso sostuvo que debemos ser muy respetuosos con la gente mediocre, porque todos lo somos o lo seremos en algún punto de nuestra vida. Para Pablo todo ser humano debe decidir en qué quiere ser brillante y aceptar que en algún momento será mediocre, y deberá ponerse al mando de alguien que destaque mientras que, en otros momentos, él será el maestro.


Juan Mellen, CEO de Design Institute of Spain (DIoS), cuestionó el verdadero significado de la palabra mediocridad, “¿un mediocre de ahora era tan mediocre antes?”. Para Juan todos debemos aceptar que somos mediocres, pero, también, se plantea si el hecho de “no saber utilizar una fotocopiadora” como dictaba una de las frases que abría el debate, es realmente sinónimo de mediocridad o, simplemente, lo es a ojos de alguien.


María Sánchez del Corral, CEO en Sowhat, mencionó la importancia de tener propósito en las organizaciones para tener empleados comprometidos y respaldados "el papel del reconocimiento es fundamental" para conseguir resultados y ser mejor.


¿Qué debemos hacer para luchar contra la dictadura de la mediocridad? Resumen de las reflexiones.

· Crear entornos de excelencia que sean amigables, motivadores, retadores y que utilicen la tecnología, para potenciar la genialidad y para superarnos a nosotros mismos. “En un ambiente de excelencia no hay lugar para personas mediocres”.


· Promover cambios culturales profundos, poniendo el talento por encima de cualquier presupuesto y transformando a los equipos para enfrentarse a la mediocridad, brillar en los nuevos entornos y generar nuevas ideas a través la creatividad.


· Comunicar para motivar, informando a la sociedad de forma veraz y transparente para ayudar a las personas superar el miedo y a no conformarse con la mediocridad sino a hacerle frente.


· Educar para inspirar. Actuar, saliéndose de “la normalidad”, de “lo adecuado”, de “lo mediocre” para servir de inspiración a otros.


· Potenciar la utilidad de los mediocres. Erradicar la mediocridad por completo es una tarea imposible, sin embargo, es más sencillo convivir con ella, si encontramos la forma de que nos sea útil.

Lecturas recomendadas. Si quieres sumergirte más en la temática de “la mediocridad”, en esta nueva sección, te recomendamos los títulos que no puedes perderte para complementar esta pequeña dosis de conocimiento. ¡Toma nota!


· El hombre mediocre” de José Ingenieros: una perspectiva muy interesante de la mediocridad, desde el punto de vista de la naturaleza del hombre “el mediocre no sabe que es mediocre y nunca habla, sino que repite”.


· Aquí no hay reglas: Netflix y la cultura de la reinvención de Erin Meyer y Reed Hastings: la cultura que ha hecho de Netflix una de las compañías más creativas y de mayor éxito en la historia de Silicon Valley.


· “El tratado de la tontería humana” de Dr. Horst Geyer: causas y efectos del rendimiento intelectual deficiente.


· Mediocracia de Alain Deneault: un análisis ingenioso de cómo las aspiraciones mediocres que invaden la sociedad dan como resultado que los ciudadanos sean también mediocres.


· El punto ciego de Daniel Goleman: un penetrante análisis de las diversas formas de autoengaño para protegernos de la ansiedad, el fracaso y el dolor.


· “Re-Imagine” de Tom Peters: formas de abordar los valores de negocio y empresariales del siglo XXI.


PODCAST: ¿Quieres escuchar el Podcast del evento?



Sobre Leonardos Club y los próximos encuentros

En estos momentos donde la sociedad no tiene claro a “quién escuchar”, nacemos como una organización que apuesta por generar sabiduría y soluciones desde la reflexión multidisciplinar y el conocimiento colectivo. En otros momentos de la historia, movimientos como el modernismo o la generación del 98 emergían para dar respuestas de futuro a distintos ámbitos.


Nuestro club está inspirado en la figura de Leonardo da Vinci por su eterna curiosidad y su contribución a las distintas áreas exploradas.


El propósito del Club es generar un mundo mejor a través del planteamiento de propuestas de cambio (out-sights) desarrolladas a través de conocimiento experto y colectivo (in-sights) obtenido con un método científico, que plasmamos a través de artículos y podcast


¿Quiénes son nuestros Socios y consejo asesor? Como los movimientos literarios o de arte, somos un grupo seleccionado y limitado en número de miembros, que destacamos por nuestra curiosidad y/o área de conocimiento y por ser personas reconocidas por títulos o contribuciones personales a nuestro campo. Tenemos un consejo asesor que filtra las incorporaciones de los nuevos socios vía invitación, protege la marca y dirige encuentros y patrocinios asegurando la calidad de todos ellos. Nos caracteriza nuestro orgullo de pertenencia. Nos sentimos Leonardos, más allá de miembros.


Este exclusivo club se reúne de forma periódica y está destinado a ser referencia, estando en este momento determinando las compañías "madrinas" que lo acompañarán para dejar su legado, así como en la búsqueda de Leonardos. Su próximo encuentro será llevado a cabo en el próximo mes de junio.

149 visualizaciones0 comentarios